Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Aula Iberoamericana de la Universidad de CádizAula Iberoamericana de la Universidad de Cádiz

Português

Comienza Menú Principal Fin del Menú Principal

Noticias

29 de octubre de 2011

volver

"DIÁLOGOS SOBRE LA LIBERTAD Y EL CONSTITUCIONALISMO EN ESPAÑA": LA IMPORTANCIA DE LA CONSTITUCIÓN DE 1812 COMO PRECEDENTE DE LA DE 1978

Alfonso Guerra y Gregorio Peces-Barba se dieron cita en la IV edición del ciclo "Diálogos sobre la libertad", resaltando el importante papel que la Constitución de 1812 ha jugado en la historia de España

"DIÁLOGOS SOBRE LA LIBERTAD Y EL CONSTITUCIONALISMO EN ESPAÑA": LA IMPORTANCIA DE LA CONSTITUCIÓN DE 1812 COMO PRECEDENTE DE LA DE 1978

La cuarta cita del ciclo "Diálogos sobre la Libertad y el Constitucionalismo en España", organizado por el Consorcio para la Conmemoración del II Centenario de la Constitución de 1812 y la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC), en la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cádiz; contó con la presencia del presidente de la Fundación Pablo Iglesias, Alfonso Guerra; y el ex rector de la Universidad Carlos III, Gregorio Peces-Barba; que resaltaron el importante papel que la Constitución de 1812 ha jugado en la historia de España, señalándola como clara antecesora de la Carta Magna de 1978.

Peces-Barba afirmó que cuando los jóvenes aseguran que van a construir la España democrática cometen un exceso, ya que ésta nació en la Transición con el precedente de la Constitución de Cádiz de 1812. Insistió asimismo, en la trascendencia histórica de este texto constitucional que no perduró en el tiempo por la desidia de Fernando VII y por la falta de preparación de los liberales de después del Doce.

En cuanto a las principales aportaciones de La Pepa señaló la hegemonía y predominio de la idea de "nación", la descripción del territorio español en la que incluía a las provincias de ultramar, y la atribución del amor a la patria como una de las principales obligaciones de los ciudadanos. Asimismo, el ex rector de la Universidad Carlos III indicó que el artículo 13 que señala que el objeto del Gobierno es la felicidad del pueblo, "es la modernidad absoluta"; y que uno de los grandes avances para la época que incluyó fue el derecho a la educación.

Alfonso Guerra, por su parte, afirmó que cuando los diputados doceañistas se reunieron en Cádiz y aprobaron la constitución sabían que estaban escribiendo una página de la Historia, pero no el predicamento histórico que iba a tener hasta el punto de que se celebraría su promulgación doscientos años después. Esta Carta Magna, explicó, se rodeó de un aura especial porque se redactó como instrumento contra la opresión, tanto hacia fuera, contra el ejército invasor napoleónico, como hacia dentro, para zafarse del poder personal del Rey. Destacó de La Pepa que - estando ligada a los ideales de la revoluciones americana y francesa - se redactó de forma pacífica y, en este sentido, la comparó con la de 1978, indicando que si la primera fue un producto jurídico-político que generó la Guerra de la Independencia, la segunda se elaboró en la Transición en contra de la dictadura, realizándose ambas gracias al consenso.

El presidente de la Fundación Pablo Iglesias analizó, por otra parte, que la Constitución de Cádiz de 1812 no muestra un catálogo de derechos y libertades sino que los desparrama a lo largo de todo el articulado. Explicó que los constitucionalistas lo hicieron así para no ser considerados traidores a la patria, ya que eran gente ilustrada muy influenciada por las ideas de la Revolución Francesa, cuestión que no podían mostrar ni confesar ya que debían primar la defensa de la libertad de su país. En este sentido, insistió en que no se puede juzgar a La Pepa con los conocimientos democráticos de 2011, sino que hay que situarse en su contexto histórico y, en éste, este texto constitucional supuso toda una ruptura contra el Antiguo Régimen.

En el turno de preguntas, los dos intelectuales tuvieron la oportunidad de hacer repaso a varios temas de actualidad. Respecto a qué aspectos reformarían de la Constitución de 1978, Gregorio Peces-Barba apuntó cinco: la sucesión de la Monarquía; el Senado, la Ley Electoral; los artículos relacionados con las Comunidades Autónomas ya que, en la actualidad, conformado ya el Estado de las Autonomías, no tienen sentido los preceptos que regulan su constitución debiendo ser sustituidos por una relación de las existentes, incluyendo a Ceuta y Melilla; e incluiría en el articulado alusiones a la implicación de España con Europa. Guerra estuvo de acuerdo con todos estos puntos excepto con la Ley Electoral. Defendió que el sistema que se utiliza es el más justo y que aplicando otros métodos los resultados son muy parecidos, varían muy poco. "Lo importante son los votos, son los que determinan los gobiernos", expresó.

El 15M también fue analizado por ambos eruditos. El ex rector de la Universidad Carlos III indicó que este grupo de indignados son gente joven con buena voluntad, que han realizado un diagnóstico acertado de la situación actual aunque no en sus soluciones. Guerra indicó que llevan razón en algunos de sus principios pero no en todos como su oposición al bipartidismo al que tildó como un atentado contra el voto libre. Afirmó, que el resultado final de este movimiento es que toda esa energía no sirve para nada porque no tienen una estructura, una jerarquía de trabajo, una organización. "Se limitan a manifestar su enfado", concluyó.

Con el mecenazgo de Logo Banco Santander

generar PDF El proceso de creación del pdf tardará unos segundos.

Utilice el formulario para buscar las noticias según los siguientes criterios: